Song of the Lonely Mountain

Lo ha hecho. Lo ha vuelto a hacer. Neil Finn ha conseguido una vez más que le adore a él y que adore a su música. Desde que leí que iba a ser el encargado de crear la melodía final de “The Hobbit: An Unexpected Journey” supe que este hombre podía crear pura magia. Y no me ha defraudado.

Quizás mi opinión esté un poco sesgada dado el enorme aprecio que le profeso a Neil desde hace algunos años, y también puede que mi entusiasmo no sea compartido por todo el mundo, pero precisamente porque conozco su trayectoria y porque conozco la obra de Tolkien creo que puedo afirmar que ha hecho un excelente trabajo.

Tomando como base la canción que Thorin y compañía entonan en Bolsón Cerrado, Neil crea un tema que parece extraído de las mismas entrañas de la tierra. Todo un tema enano, sí señor. Con sus referencias a la Montaña Solitaria, a la Piedra del Arca, a la búsqueda y lucha que emprenden para recuperar su reino perdido. Todo ello aderezado con la cálida voz de Neil, el uso de unos sugerentes coros masculinos -que me recuerdan mucho a algunos temas del “Together Alone” de Crowded House-, y el constante repiqueteo de martillo y yunque tan típicamente enanos, envueltos por una melodía a medio camino entre el pop y el folk.

Si cierras los ojos escuchando esta canción seguro que puedes imaginarte a Thorin (que desde ahora y por siempre tendrá para mí el rostro de Richard Armitage), a Kili, a Fili, a Gloin, a Dwalin, a Balin o a cualquier otro enano trabajando en sus minas, buscando tesoros ocultos en la tierra, recorriendo la inmensidad de sus cuevas mientras sueñan con un futuro mejor, con su reino restituido, su honra recuperada y Smaug enterrado para siempre. ¿Acaso no os resulta sugerente la siguiente estrofa?

Some folk we never forget

Some kind we never forgive

Haven’t seen the back of us yet

We’ll fight as long as we live

Si la trilogía de “El Señor de los Anillos” tenía voz de mujer con los estupendos temas de Enya, Emiliana Torrini y Annie Lennox, parece que, de momento, “El Hobbit” se expresa con voz de hombre o, mejor dicho, con voz de Enano. Y si queréis saber como suena, no tenéis más que acceder al link que proporciona RollingStone. Todo un regalo para los sentidos.