Catvertising

Curioso vídeo de la agencia publicitaria john st.

El poder de atracción de los gatos es inconmensurable. Que me lo digan a mí.

Anuncios

El mundo de Rufus

En uno de mis muchos paseos por el mundo virtual en el que vivimos instalados hoy día me he topado con un personaje que me ha cautivado el corazón.

Billy Browne es un australiano afincado en Melbourne, propietario de un precioso gato llamado Rufus. Un día el minino cayó enfermo y el veterinario le mandó unas gotitas para los oídos que su dueño debía aplicarle todos los días. Aquel tratamiento, necesario para que la enfermedad remitiese, era una tortura para el pobre Rufus, quien acabó cogiéndole manía a su abnegado propietario e incluso se escondía de él cada vez que llegaba a casa.

Así pues, Billy, como muestra de agradecimiento a Rufus por tener que soportar el tratamiento, y a modo de disculpa por el daño que le había podido causar, decidió hacerle un regalo. ¿Y qué les gusta a los mininos? Pues una de sus mayores aficiones es subirse a lo alto de cualquier sitio, entrar y salir por cualquier agujero inverosímil y buscar confort en rincones de lo más variopintos, así que Billy se propuso construirle una torre de cartón en la que pudiera hacer todas esas cosas. Se puso manos a la obra, lo grabó en vídeo y lo colgó en youtube. Y este es el resultado:

El vídeo ha tenido tanto éxito que en poco más de un mes ha recibido más de tres millones de visitas, y Rufus se ha convertido en un personaje tan popular que, incluso, tiene su propia página de Facebook (de acceso público) donde su dueño va colgando nuevas fotos y vídeos de tan adorable mascota.

Yo quiero un Rufus.

Si los gatos hablaran…

Los que me conocen son más que conscientes de mi ligera obsesión por los gatos. Hermosos, elegantes, enigmáticos, ¿cómo no adorarlos? Sólo hay que darse un paseo por internet para ver la cantidad de gente que, como yo, beben los vientos por tan maravillosas criaturas y que, con toda generosidad, comparten todo tipo de anécdotas, fotografías y vídeos, a cada cual mejor.

Aunque este es viejo, no me he podido resistir y he decidido rescatarlo de youtube para compartirlo con todos vosotros. ¿De qué hablarán los gatos cuando se quedan a solas?

Si tenéis curiosidad, aquí está el original. Sin doblajes.