Song of the Lonely Mountain

Lo ha hecho. Lo ha vuelto a hacer. Neil Finn ha conseguido una vez más que le adore a él y que adore a su música. Desde que leí que iba a ser el encargado de crear la melodía final de “The Hobbit: An Unexpected Journey” supe que este hombre podía crear pura magia. Y no me ha defraudado.

Quizás mi opinión esté un poco sesgada dado el enorme aprecio que le profeso a Neil desde hace algunos años, y también puede que mi entusiasmo no sea compartido por todo el mundo, pero precisamente porque conozco su trayectoria y porque conozco la obra de Tolkien creo que puedo afirmar que ha hecho un excelente trabajo.

Tomando como base la canción que Thorin y compañía entonan en Bolsón Cerrado, Neil crea un tema que parece extraído de las mismas entrañas de la tierra. Todo un tema enano, sí señor. Con sus referencias a la Montaña Solitaria, a la Piedra del Arca, a la búsqueda y lucha que emprenden para recuperar su reino perdido. Todo ello aderezado con la cálida voz de Neil, el uso de unos sugerentes coros masculinos -que me recuerdan mucho a algunos temas del “Together Alone” de Crowded House-, y el constante repiqueteo de martillo y yunque tan típicamente enanos, envueltos por una melodía a medio camino entre el pop y el folk.

Si cierras los ojos escuchando esta canción seguro que puedes imaginarte a Thorin (que desde ahora y por siempre tendrá para mí el rostro de Richard Armitage), a Kili, a Fili, a Gloin, a Dwalin, a Balin o a cualquier otro enano trabajando en sus minas, buscando tesoros ocultos en la tierra, recorriendo la inmensidad de sus cuevas mientras sueñan con un futuro mejor, con su reino restituido, su honra recuperada y Smaug enterrado para siempre. ¿Acaso no os resulta sugerente la siguiente estrofa?

Some folk we never forget

Some kind we never forgive

Haven’t seen the back of us yet

We’ll fight as long as we live

Si la trilogía de “El Señor de los Anillos” tenía voz de mujer con los estupendos temas de Enya, Emiliana Torrini y Annie Lennox, parece que, de momento, “El Hobbit” se expresa con voz de hombre o, mejor dicho, con voz de Enano. Y si queréis saber como suena, no tenéis más que acceder al link que proporciona RollingStone. Todo un regalo para los sentidos.

Ceremonials (Edición Deluxe): Cinco razones

Durante las últimas semanas, uno de los discos que nunca ha dejado de sonar ni en mi casa ni en mi coche es el último trabajo de Florence + The Machine, el exitoso proyecto musical liderado por Florence Welch que tan buenas críticas y tanto apoyo está recibiendo este 2012.

Si bien es cierto que el disco no se puede considerar una novedad, por cuanto el mismo fue publicado el 31 de octubre de 2011, he comenzado a escucharlo hace relativamente poco y por eso, habiéndolo saboreado ya suficientemente, me gustaría recomendarlo.

En primer lugar, decir que Florence + The Machine es un grupo que combina distintos estilos, si bien se decanta fundamentalmente por el pop, el rock, los sonidos indie y el soul, por lo que resulta muy accesible para el gran público. En mi caso lo tiene fácil porque van del palo que me gusta pero para cualquier otra persona pueden resultar igual de apetecibles.

Si no me equivoco, de este disco se han publicado dos versiones, la normal, con 15 temas y un videoclip, y la deluxe, con 23 temas y un videoclip, que es la que yo tengo y la que aconsejo escuchar. ¿Por qué? Ahí van mis razones:

1.- Porque, a diferencia de lo que ocurre con muchos cantantes de reciente hornada, que se desinflan por el camino, este disco iguala e incluso supera el anterior disco del grupo, Lungs. De hecho, supone una continuación en la que se ha pulido, fijado y dado esplendor al buen trabajo iniciado en 2009.

2.- Por la estupenda voz de Florence, capaz de dejar boquiabierto a más de uno con sus florituras y los altísimos tonos que puede alcanzar.

3.- Por el increíble uso de la percusión en buena parte del disco, cuyos ritmos frenéticos pueden llegar a hipnotizar.

4.- Por el halo de misticismo y el aspecto sobrenatural que tienen buena parte de las canciones gracias al adecuado uso de los coros vocales.

5.- Por ocultar joyas no previstas en la versión normal como son Strangeness and Charm y, sobre todo, Bedroom Hymns, una de mis favoritas del disco.

Pero no importa lo que os diga o las razones que aquí os exponga, lo que deberíais hacer es comprobarlo por vosotros mismos.

Aquí os dejo un aperitivo bajo el nombre de “No light, no light”

John + The Machine

North and South + Richard Armitage + Florence & The Machine = Felicidad absoluta.

Con qué pocas cosas se puede sonreir. Y John Thornton es una de ellas (con el permiso de mi hubby, claro está).

There’s a drumming noise inside my head

That starts when you’re around

I swear that you could hear it

It makes such an almighty sound

There’s a drumming noise inside my head

That throws me to the ground

I swear that you should hear it

It makes such an almighty sound

Louder than sirens

Louder than bells

Sweeter than heaven

And hotter than hell

I ran to a tower where the church bells chime

I hoped that they would clear my mind

They left a ringing in my ear

But that drum’s still beating loud and clear

Louder than sirens

Louder than bells

Sweeter than heaven

And hotter than hell

Louder than sirens

Louder than bells

Sweeter than heaven

And hotter than hell

Louder than sirens

Louder than bells

Sweeter than heaven

And hotter than hell

As I move my feet towards your body

I can hear this beat, it fills my head up

And gets louder and louder

It fills my head up and gets louder and louder

I run to the river and dive straight in

I pray that the water will drown out the din

But as the water fills my mouth

It couldn’t wash the echoes out

But as the water fills my mouth

It couldn’t wash the echoes out

I swallow the sound and it swallows me whole

Till there’s nothing left inside my soul

As empty as that beating drum

But the sound has just begun

As I move my feet towards your body

I can hear this beat, it fills my head up

And gets louder and louder

It fills my head up and gets louder and louder

There’s a drumming noise inside my head

That starts when you’re around

I swear that you could hear it

It makes such an almighty sound

There’s a drumming noise inside my head

That starts when you’re around

I swear that you could hear it

It makes such an almighty sound

Louder than sirens

Louder than bells

Sweeter than heaven

And hotter than hell

Louder than sirens

Louder than bells

Sweeter than heaven

And hotter than hell

As I move my feet towards your body

I can hear this beat, it fills my head up

And gets louder and louder

It fills my head up and gets louder and louder

Musicoterapia

Musicoterapia“: Dícese del proceso que se vale del uso de la música y sus elementos (sonido, ritmo, melodía y armonía) para generar un efecto curativo, no sólo a nivel físico sino también a nivel mental, de individuos o grupos de individuos, facilitando y promoviendo el aprendizaje, el movimiento, la expresión, la comunicación y las relaciones entre ellos, con el fin satisfacer sus necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas, desarrollando potenciales y restaurando funciones del individuo de manera que éste pueda lograr una mejor integración intra o interpersonal y consecuentemente una mejor calidad de vida.

En épocas tan oscuras como las que nos está tocando vivir, rodeados de sombras e incertidumbre, con la sensación de que todo puede venirse abajo en cualquier momento, viendo y escuchando cosas que no cabían en nuestra imaginación, cada uno se aferra a lo que puede para mantenerse a flote, remar en la dirección correcta y seguir adelante con la cabeza alta.

Cuando nos quedamos solos con nuestros pensamientos, esos capaces de subirnos a lo más alto o empotrarnos contra el suelo, necesitamos algo con lo que mantener la mente ocupada y el corazón en marcha. Hay tantas posibilidades como personas, pues cada uno recurre a aquello que su interior más anhela y con lo que se siente más reconfortado. En mi caso creo que lo que mejor funciona es la música.

No nací con dotes para el canto. No toco ningún instrumento. Ni siquiera sabría leer una partitura básica. Pero aún así, cuando necesito que ciertas voces se acallen o que otras hablen más alto, lo mejor que puedo hacer es poner un disco, cerrar los ojos y dejarme llevar. Y una de mis mejores terapias es esta.

¿Por qué? No sabría decirlo. Pero, parafraseando a Gandalf en el último trailer de “El Hobbit”: puede que tenga miedo y que me infunda valor.